De acuerdo a un estudio realizado en España, el 56,6% de los colaboradores de una empresa califican su ambiente laboral como «malo» o «muy malo», y sólo un 9,5% de los casos lo califican como «bueno» o «muy bueno».