La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que las pérdidas económicas por enfermedades y lesiones ocupacionales representan del 9 al 12% del Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina.