De acuerdo a un estudio realizado en España, el 56,6% de los colaboradores de una empresa califican su ambiente laboral como “malo” o “muy malo”, y sólo un 9,5% de los casos lo califican como “bueno” o “muy bueno”.

Imagina por un momento que tu empresa tiene la necesidad de hacer una restructuración general, por lo que algunos trabajadores podrían perder su trabajo. Es una situación difícil ¿no crees? Ahora, ¿qué pasaría si durante este proceso no comunicas a tus colaboradores sobre la situación que esta atravesando la empresa?

Lo principal, y más lógico, sería informarle a todos las acciones que se tomarán y el por qué de las mismas, así como las posibles consecuencias de éstas. De esta manera, tus colaboradores tendrán la oportunidad de prepararse para cualquier contingencia y planear qué hacer con su futuro laboral.

Si tu empresa está pasando por una situación parecida, la comunicación interna es una herramienta indispensable para mantener un flujo de información constante con tus colaboradores, ya sea en situaciones normales y sobre todo, ante situaciones de crisis. Pongamos un caso práctico de esta situación, para dejar todo un poco más claro:

En el 2013, en España, se realizaron casi 380.000 procedimientos de despido colectivo, según datos del Instituto Nacional de Estadística y el Ministerio de Empleo. Con base en esta situación, se realizó un estudio para conocer la percepción, en lo que a la comunicación se refiere, de los afectados por estas medidas laborales.

Para este estudio, se entrevistaron a 242 trabajadores de compañías afectadas por un proceso de despido, y los resultados fueron los siguientes:

  • 20,2% de los entrevistados recibió habitualmente información sobre la marcha, los planes y la evolución de su empresa a lo largo de sus años en la compañía donde laboraban.
  • 21,9% de los trabajadores tuvo noticias directamente por parte de la empresa de los procesos de reestructuración laboral que se realizaban.
  • 37% de los trabajadores nunca fueron informados de las causas por las que la empresa los despedía o realizaba cambios en estructuración interna.
  • 40,9% de las compañías afectadas aceptan que nunca informaron a sus trabajadores de la situación que estaba atravesando la empresa.
  • 47,9%  de los trabajadores no fueron informados directamente por la empresa, sino por medio de un comité o sindicato.
  • 20,2% de las empresas reconoce que se comunicaba habitualmente con sus colaboradores.

Ten en cuenta que los colaboradores de tu empresa son una pieza muy importante, considerando esto, hay que darles la importancia que se merecen. Con un buen flujo de comunicación interna, todos tus colaboradores estarán informados sobre la situación interna de la empresa, ya sea positiva o negativa, y de acuerdo a esto, tendrán el tiempo y la oportunidad de actuar para enfrentarse a estas situaciones.