A la par de los objetivos económicos, sociales y medio ambientales de una empresa, la innovación es una pieza clave para lograr un impacto real y positivo en la sociedad y los colaboradores. 

Una  empresa  responsable  que persigue  la sustentabilidad de forma económica,  social  y  medioambiental,  es  una  empresa  que busca incorporar en su gestión, estrategia y actividad los requerimientos de la sostenibilidad y la continuidad, lo que está íntimamente relacionado con su capacidad de innovar.

La innovación en RSE supone promover actitudes como la creatividad, la proactividad, la  colaboración, compartir conocimiento e incluso aceptar  los errores y el  fracaso  como oportunidades  de  aprendizaje  y  mejora.

Este modelo de gestión, permite una  dirección empresarial ética y enfocada en las personas y brinda  el  soporte necesario para hacer brotar y crecer este tipo de actitudes en la cultura de una  organización.

La innovación constituye  en  sí  misma  un  valor  añadido  al resultado  final. Por ejemplo, una empresa puede mantener una presencia constante en iniciativas para migrar hacia el uso de lámparas sustentables, generando alianzas estratégicas para incentivar a la población y a otras empresas, a sustituir luminarias incandescentes a fluorescentes. Este tipo de acciones ayudan a promover el uso de energía sustentable, construye una percepción positiva de los clientes hacia la compañía y genera ganancias; sin mencionar las posibles alianzas estratégicas para futuros negocios.

Podemos pensar que la innovación y la RSE son temas únicamente de grandes empresas, pero no es así: las pequeñas y medianas empresas tienen el potencial de desarrollar nuevos e innovadores modelos de oportunidades de negocios, teniendo un fuerte impacto en la Responsabilidad Social debido a sus características estructurales, su capacidad de reacción y adaptación al entorno y el peso que tienen los valores éticos de los individuos que se involucran en ellas.

La innovación, la capacidad de pensar y actuar de forma distinta para ser más sostenibles económica, social y medioambientalmente debería traspasar los muros de nuestras empresas y repensar los fundamentos y estructuras económicas de nuestra sociedad, y acercarnos a ella de diferente manera.

Y tú ¿practicas la innovación en tu empresa?